Cuidado Amoroso

En Casita Copan, cada niño es especial y amado por ser sí mismo. Tratamos a cada niño como una persona única, con sus propias habilidades, intereses, creencias y sueños. Nuestra meta es equipar a los niños con las herramientas, información, y oportunidades para explorar y afirmar su identidad, estar orgullosos de su cultura, herencia e individualidad, y para poder hacer metas para el futuro. También nos gusta divertirnos, y nuestro personal frecuentemente hace celebraciones, viajes, y aventuras para compartir – igual que una familia.

Educación

La educación es la llave para la auto-suficiencia, y es lo que brinda más esperanza para quebrantar el ciclo de la pobreza. Por esto proveemos útiles escolares a nuestros niños. En Casita, también creamos un ambiente didáctico diseñado para las necesidades de las diferentes edades que manejamos. Los niños que están en edad escolar participan diariamente en tutorías, ayuda con sus tareas, y clases de valores, y los niños más pequeños participan en actividades preescolares interactivas y divertidas. También identificamos a niños que tienen dificultades de aprendizaje, para proveerles apoyo extra y personalizado. Todos los niños aprenden sobre la higiene, resolución de conflictos, como controlar sus emociones, como trabajar en grupo, y muchas cosas más.

Salud y Nutrición

La salud de nuestros niños es nuestra prioridad. En Casita, los niños beben agua limpia, comen comidas nutritivas, aprenden sobre higiene, viven en un ambiente limpio, y tienen acceso a servicios médicos. Nuestros niños disfrutan de una dieta balanceada, nutritiva, y variada. Beben agua purificada para reducir el riesgo de infecciones intestinales, y reciben vitaminas a diario para mantener sus sistemas inmunes fuertes y sanos. También somos muy insistentes en el enseñarles sobre buenos hábitos de higiene como bañarse bien, lavarse las manos, cepillarse los dientes, cuidarse el pelo y las uñas, y mucho más. Otra clave de la buena salud es el ejercicio, y nuestros niños tienen mucho tiempo a diario para correr y jugar al aire libre.

Ayuda Médica

En Casita Copán, brindamos servicios de primeros auxilios básicos y atención médica. También nos encargamos cuando los niños tienen que ver un doctor por cualquier motivo. Llevamos a los niños inmediatamente a la clínica local y cubrimos los gastos de la consulta, cualquier examen o cirugía, y la medicina recetada. También estamos comprometidos a proveer medicinas esenciales para los niños y las madres con enfermedades crónicas. Mantenemos un fondo de emergencia para cubrir gastos médicos inesperados como visitas al hospital, exámenes, y enfermedades graves. El fondo está disponible para todos los niños y las madres que forman parte de Casita Copan.

Apoyo Familiar

No somos solo un centro infantil, somos una familia. Creemos en apoyar a las madres solteras que están haciendo todo lo posible para mantener a sus hijos, generalmente solas y enfrentando retos sumamente difíciles. Nos comprometemos a ayudar a las madres a encontrar su fuerza interna pero también a tener acceso a los recursos externos que necesitan para cuidar a sus familias. Las madres solteras con niños inscritos en Casita Copan trabajan como voluntarias en nuestro centro, participan en un programa de alfabetización, y asisten a sesiones mensuales enfocadas en desarrollar la autoestima. Estas sesiones se enfocan en áreas de salud, educación, crianza, gestión de dinero, relaciones saludables, y mucho más.

De la Comunidad

Los niños se benefician de interactuar directamente con su propia comunidad. Creemos que al proveerle oportunidades constantes a los niños para que participen en actividades comunitarias, y también trayendo voluntarios de la misma comunidad al centro infantil, ellos pueden crear un vínculo que hace que un niño se sienta parte de su pueblo. Entre más conexiones un niño tiene en su comunidad, más apoyo va a tener cuando crezca. Tenemos suerte de colaborar con organizaciones locales como UrbanPromise Honduras, Genesis School of the Arts, y la escuela bilingüe Mayatán, empresas como Café San Rafael y también contamos con una pequeña cantidad de voluntarios que nos brindan su tiempo y amor para nuestros niños.